galiciaunica Un recorrido semanal por la comunidad autónoma de Galicia, España.

SUCEDIÓ ESTA SEMANA – Edición 501

CARRETERA HACIA EL CIELO

No sé dónde leí que el futuro os traerá carreteras inteligentes capaces de derretir la nieve. Algunos no llegaremos a tiempo para circular por ellas y a los jóvenes, a ese 47’4% de parados que se ven en casa de mamá eternamente, no les hace mucha gracia el invento, porque no confían en tener coche propio para entonces. La verdad, en el ambiente se nota mucho desinterés por esos descubrimientos que saltan a la palestra cada vez que la sección de sucesos se llena con catástrofes.

Es que nosotros, los mortales, tenemos preocupaciones mucho más serias que una nevada en Madrid o en Santiago; y el futuro… ¡Hace un año de pandemia que dejó de existir!     

Me llamó desde su Cartagena Jaime Cros, amigo y compañero en aquella Radio Popular de los tiempos gloriosos. Quería contarme que nuestro colega Antonio Estévez, profundo conocedor del deporte vigués y uno de los grandes narradores radiofónicos, está en la UCI del Hospital Álvaro Cunqueiro de Vigo, luchando contra el coronavirus, que atacó brutalmente a sus pulmones limpios de nicotina; porque este Toño nuestro nunca fumó. Confío plenamente en que saldrá de esta porque es un luchador.

También hablé con mi gran técnico de sonido de aquellos tiempos Manolo Vilas Rial, que estaba internado en la planta de infartados del mismo complejo; por fortuna ya se ha recuperado y lo tengo predispuesto a compartir viandas, en cuanto nos permita movernos o noso presidente.

Asimismo, el Covid se llevó al Espacio a José Ramón Ónega, hermano de mi querido amigo y compañero Fernando Ónega, a cuyo pesar me uno. A José Ramón le conocí en Pol, donde nacieron y donde conservan los Ónega la casa familiar. Culto, educado y gran conversador, hasta hace unos días dirigía la Casa de Galicia en Madrid. Tampoco pudo con el maldito virus.

Por si no nos llegara con las desgracias cercanas va el periodista de cabecera y titula que bajan los contagios y las hospitalizaciones, pero las muertes diarias en Galicia por coronavirus asustan: en la última semana, falleció un paciente cada dos horas. Gente mayor, de mediana edad, incluso algunos jóvenes no han podido superar el ataque.

El experto de la Xunta dice que las muertes son consecuencia de los muchos contagiados de estos días, nada menos que 15.894 a 12 de febrero, cuando hemos sobrepasado las dos mil muertes, concretamente 2.056; con 228 pacientes ingresados en las UCI y 856 hospitalizados.

Y lo de la vacunación va a paso de tortuga. Lento y nada claro. Creo que esa promesa de Feijóo de que todos estaríamos vacunados en verano es más bien un deseo presidencial.

A mi han conseguido meterme el miedo en el cuerpo. Hasta tal punto que no salgo de casa, me he confinado. No voy ni a caminar pese a que las raioliñas nos animan frente a los agoreros del tiempo. Estoy con ese señor de Vimianzo que le contó al periodista:

—- ¡Isto é unha guerra sin balas!

Sabemos quién es el enemigo, pero no donde se esconde. Así que cuidémonos, que la pandemia sigue siendo la noticia principal.

Lo que no sé es porqué a las señoras ministras de Turismo Reyes Maroto y Carolina Darias, de Sanidad en prácticas, no les reprenden las autoridades con reputación contrastada en los hospitales que están hasta la bandera, por esas sugerencias suyas…

—- Debemos intentar salvar la Semana Santa.

—- En marzo se deben dar ya las condiciones para que se puedan reiniciar los viajes.

Creo que debieran ser sancionadas por autoridad superior. Resulta intolerable que dos ministras alienten a la sociedad con falsas promesas y vanas esperanzas que tendrían como consecuencia una nueva ola de esta puñetera pandemia.

Por cierto, vaya pájaro ese juez vasco; ya sabes, el que dice que la hostelería no influye en la pandemia y autorizó la apertura de los establecimientos de bebestible y comestible de Euskadi. No le llega con su fallo, en toda regla, que además deja esta perla en un debate de la ETB:

—- Los virólogos son médicos de familia que hicieron un cursillo.

Pues ya veremos que cuenta el día que los necesite, que a todo llega uno.  

BÁRCENAS SIN PAPELES Y CASADO SIN MEMORIA

Luís Bárcenas canta mal, pero al PP le faltan mitos limpios. Firmo ambas sentencias a la vista de lo ocurrido en la Audiencia Nacional en la mañana de un lunes borrascoso, cuando el nuevo abogado del extesorero popular, Gustavo Galán, le refrescaba la memoria al Tribunal:

—- Bárcenas ha tenido una ingente documentación -papeles, grabaciones, pendrives…- que le ha sido sustraída. No porque lo haya dicho él, sino porque es objeto de instrucción en el caso Kitchen. Existen claros indicios de que algunos miembros del Gobierno y algunos miembros de la propia Policía habrían participado indiciariamente en la sustracción de la documentación que Luis se había reservado para el momento procesal oportuno. Y con el uso de fondos reservados, lo cual es más muchísimo más grave.

El letrado ponía sobre el tapete la causa que se sigue sobre el espionaje y robo a Bárcenas en la que están imputados altos mandos policiales y el ex ministro del Interior Jorge Fernández Díaz. Hacía este recordatorio porque Bárcenas no presentó ninguna prueba más que no fueran sus declaraciones sobre la existencia de una Caja B en el Partido Popular, que permitía el cobro de sobresueldos en negro por parte de los principales dirigentes de la formación política.

A lo que se limitó Bárcenas ante el Tribunal de la AN fue a pedir un careo con Mariano Rajoy, que está citado a declarar en esta causa, aunque no como imputado, y que ya negó las acusaciones de Bárcenas en sede judicial.

Es decir, nada nuevo en el asunto Kitchen, al menos por el momento. Pero como esta de hoy, se celebrarán más de cuarenta sesiones.  

El hecho de que Bárcenas no presente documentos que prueben los hechos que denuncia no quiere decir que no sean verdad. Lo que está muy claro es que existe una nueva corriente política en la derecha española a la que ya bautizaron como “El Marianismo”. La creó el propio Casado cuando imitó a Judas y negó muchas veces más que tres sus vínculos con Rajoy…

—- Este PP no es el de Mariano Rajoy.

La frase pronunciada hasta la saciedad por el presidente actual del Partido Popular la repiten a coro todos sus colegas entre los que ha repartido sus prebendas. Pero Casado y todos, incluso algunos medios de comunicación que le son afines no ignoran que el actual Líder dirigió ya el gabinete del expresidente José María Aznar -con el que parece empezó todo- y Eme Punto Rajoy le nombró en el 2015 vicesecretario de Comunicación.

O sea, que mucho antes de que se dejara esa barba que luce ahora, Casado estaba en el meollo de la Dirección Nacional del Partido Popular. Por eso el PP de Pablo es la continuidad del de Aznar y del de Rajoy.  

INVESTIGACIÓN O CONSPIRACIÓN

En el PSdeG-PSOE sigue el ruxe-ruxe.

Por A Coruña se oyen voces pidiendo la vuelta de José Ramón Gómez Besteiro a los órganos de decisión del socialismo gallego, una vez que ha sido absuelto de la primera de las acusaciones instruidas contra él por la inefable jueza De Lara.

En Vigo, la mayoría silenciosa, le recuerda que aún falta la vista de cinco juicios más contra él y, aunque se alegran de su inocencia en esta primera causa, te responden que “hay que ser cautos y esperar a que la Justicia termine de hablar”.

Es decir, en A Coruña lo quieren ya a la vista de lo que hay y en Vigo piden dar tiempo a los interminables plazos de la Justicia, que es como condenar a Besteiro al olvido.

Lo mismo que a Besteiro, absolvió el Tribunal a Pepe Orozco, alcalde de Lugo por la gracia de sus votantes y también derrocado por la jueza de marras. Ocurre que Orozco se conforma con su lapidación política porque ha pasado a disfrutar de la vida tranquila en las bellas ribeiras del mar de Sanxenxo, en donde vive desde aquel triste episodio judicial cuyo final se veía venir. Ahora todo son…

—- Me alegro, Pepe, enhorabuena.

Pero antes escuchabas en Lugo, en los foros políticos e intelectuales…

—- Cuando la jueza lo encausa por algo será…

Y te digo: pocos alcaldes tendrá Lugo tan honrados como Pepe Orozco, aquel simpático edil que caminaba por las calles de la ciudad augusta con una libretita en la mano, anotando las quejas y necesidades de sus vecinos.

Cuando termine esta pandemia acudiré a Sanxenxo a darle el abrazo que tiene merecido…

De aquellos días de imputación va imputación viene, quedan todavía dudas si aquellas instrucciones de Pilar de Lara fueron fruto de una conspiración o una aventura jurídica de una magistrada sancionada por el Consejo General del Poder Judicial que, para colmo de males, engañó a unos cuantos periodistas.

Creo que mi amigo Xosé A. Perozo es quien mejor conoce esta historia…

OROZCO, BESTEIRO, RODRÍGUEZ…

Por Xosé A. Perozo

La primera tentación ha sido titular este pensamiento algo así como “Fulgor y caída de Pilar de Lara” pero enseguida he calculado la dificultad de ajustar en sesenta líneas una historia con argumento suficiente para escribir una larga novela emuladora de “Los miserables” de Víctor Hugo. No tanto por la trama en sí como por las obsesiones, presuntamente justicieras, del comisario Javert y el sufrimiento de sus damnificados. No, en esta hipotética novela moderna, con escenario principal en Lugo y una ramificación estelar en Ourense, no reproduciría el exacto periplo de Jean Valjean, convertido en alcalde benefactor, empresario de éxito y corazón de hombre bueno venerado por su pueblo.

La narración del fulgor debería empezar con una descripción de la capital lucense donde la ciudadanía, después de vivir décadas de conservadurismo municipal, inaugura el siglo XXI votando socialismo. En la Diputación provincial el cambio de color político tarda en producirse unos años más, pero al fin el poder local y provincial se les escapa a los conservadores entre los dedos de la costumbre. Y ahí aparece la reencarnación de Javert, blanca como una Juana de Arco, doncella de Orleáns dispuesta a devolver la fe perdida al pueblo.

Hasta aquí la parte épica, porque cuánto piden los capítulos siguientes es la prosaica intriga de los leguleyos y la tizne de los conspiradores. Afloran los nombres propios y el alcalde de Lugo se llama José Clemente López Orozco, invicto una y otra vez. Al presidente de la Diputación lo encarna José Ramón Gómez Besteiro, quien, con aire de Indiana Jones, se mueve dominando el poder socialista gallego y pisando fuerte por el sendero que llevaba a la presidencia de la Xunta. Es entonces, con 2016 en el horizonte, cuando la doncella de Lugo levanta el estandarte diciendo:

—- ¡Alto garañones! Habéis llegado muy lejos.

Las sospechas de la jueza se hacen carne y batallas. Contra toda razón y prudencia, imputa a diestro y siniestro, como la niña que juega con una diabólica muñeca matrioska. Se salta los límites geográficos y en Ourense, mediante una operación policial, propia del apresamiento de un narcotraficante, detiene en plena calle a Paco Rodríguez, el alcalde socialista. Lo confina en Pontevedra y acaba poniéndolo en libertad, una vez imputado, en Lugo. En esas páginas, el circo mediático consagra a la jueza como figura popular, digna de atención y especulaciones. Entre ellas, el rumor de ser el ariete de una conspiración contra el PSdeG-PSOE que, sea o no cierta, consigue apartar del poder y de las listas a Orozco, Besteiro y Rodríguez. Impunemente fulmina sus carreras políticas y, como es el caso del alcalde ourensano, hasta su salud.

A LA CÁRCEL POR CANTAR

Jamás escuché al rapero Pablo Hasél ni tuve la oportunidad de conocer su rebeldía como autor, pero lo que tengo claro es que entra en prisión por delitos que se tipificaron en el Código Penal español en tiempos de Franco y los políticos lumbreras de la Democracia ni se molestaron en reformar lo que se califica como un atentado contra la libertad de expresión en todos los foros nacionales e internacionales.

A Pablo Hasél le han condenado por tres supuestos delitos que cometemos habitualmente todos los medios de comunicación, los digitales y los convencionales: injurias a la corona, enaltecimiento del “terrorismo” e injurias a las instituciones del Estado. La Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ha dictaminado su ingreso en prisión en contra de la postura del Ministerio Fiscal, la única parte de la acusación en el proceso, y la defensa.

Antes de siete días Hasél entrará en la cárcel para cumplir una pena de nueve meses de privación de libertad, un tiempo que llegará hasta los dos años y medio debido a las multas económicas que lleva aparejada su sentencia condenatoria y que no liquidará.

Pablo Hasél es el primer rapero encarcelado en Europa. Y lo es por una legislación demasiado estricta que, a juicio de muchos expertos, vulnera los derechos humanos. Pienso que ya está bien de que pasen estas cosas en una sociedad como la nuestra, que algunos estamentos internacionales miran con lupa por los abusos judiciales.

MARISCADA DE FLORENTINO, FERRERAS, DELGADO Y GARZÓN

El Telégrafo es una de las mejores marisquerías de Madrid. Está situada en el entorno del Bernabéu y es uno de esos establecimientos que se llevan el mejor producto de nuestras lonjas -también lo pagan- para que ricachos y amiguetes se den el gusto de paladear lo más sabroso de nuestros dos mares. Dicen los periodistas deportivos que es el restaurante favorito del señor del castillo de enfrente.

Hace unos días, se sentaron a una de sus lujosas mesas cuatro personajes tan dispares entre sí como Antonio García Ferreras, de La Sexta; su amigo y mentor, el presidente de ACS y del Real Madrid, Florentino Pérez; la Fiscal General del Estado, María Dolores Delgado; y su pareja, el exjuez, Baltasar Garzón.

Resulta lógico que la gente se pregunte que hacen juntos uno de los empresarios más importantes de España, la Fiscal General, un exjuez cuyo despacho de abogados defiende a alguno de los implicados en los casos de las cloacas del Estado y uno de los directivos y al mismo tiempo presentador de la cadena más guerrera de estos tiempos.

A lo mejor resulta que esta gente está muy motivada por el bien común de los españoles y hablaron del coronavirus, del paro, de los que están en riesgo de exclusión, de la pobreza energética, o de los desahucios, del problema de la Cañada Real, del aumento del consumo de drogas

—- No, no creo. Puede que del fichaje de Mbappé pero los temas sociales no son lo suyo…

¡A saber! Con Villarejo en la cárcel es imposible que se filtre lo que habla esta gente, pero puede haber un trasfondo mediático por una parte y algún interés en cierto asunto judicial.

Lo que el camarero indiscreto contó es que dieron cuenta de ostras, cigalas, centolla y percebes, de lo mejorcito del mar gallego. También parece que les aprovechó el albariño porque salían un poco coloradotes.

EL RÓTULO REFLEJA LA VERDAD

…Y en esto sale en pantalla un printer que dice:

“Leonor se va de España como su abuelo”

La imagen muestra a la princesa heredera pronunciando un discurso ¿-? y el off cuenta que se va a estudiar a Gales el Bachillerato.

El rótulo no miente, pero los prebostes de TVE se aprestaron a pedir disculpas al rey y a su excompañera del Telediario por la intolerable metedura de pata y Rosa María Mateo ordenó despedir al autor de la gracia, Bernat Barrachina, que venía ejerciendo de guionista en el programa “La hora de la 1”.

Al guionista, que se la suda la Monarquía y tanto respeto, le mandó este recado por Twitter a la administradora única:

“Me han despedido como al abuelo de Leonor”

Ni os cuento la que se armó en España: detrás de la Mateo salieron declaraciones de apoyo de todos los bufones de la Corte, incluidos algunos socialistas que anteayer eran republicanos.

A mí el printer me parece ingenioso y Bernat debería recurrir el despido por improcedente porque, insisto, no ha contado ninguna mentira. La princesa se va de España y antes lo hizo su abuelo… ¿O no?

LA ESENCIA DE LA DEMOCRACIA

Rodrigo Rato, condenado por apropiación indebida a cuatro años y medio de cárcel en el caso de las tarjetas black, ya está en la calle, en libertad condicional. El Centro de Reinserción Social dice que es mayor, se ha comportado como un señor, siguió un programa de reinserción y los “hechos” son muy antiguos. Rato cumplió, desde el 25 de octubre del 2018, la mitad de la condena… ¡Pobriño!

Sin embargo, en la cárcel siguen los nueve políticos catalanes condenados por el Procés. Oriol JunquerasCarme ForcadellDolors BassaJordi TurullRaül Romeva, Josep Rull, Joaquim FornJordi Cuixart y Jordi Sànchez “gozan” solo del tercer grado.

Ya me manifesté muchas veces a favor de su puesta en libertad porque la condena impuesta a estas personas me parece una exageración en un país que presume de buena salud democrática. Al menos, eso decimos por aquí todos… menos el vicepresidente Pablo Iglesias, apoyado por gente de mas allá de los Pirineos que nos acusa de saltarnos las formas, ya que no las reglas.

Conste hoy que entre políticos presos y raperos que van a la cárcel, la calidad de esta Democracia que se fundamenta en una Transición para salir de una Dictadura no está del todo contrastada.

Al menos deberíamos cambiar algunas reglas del juego político, que esas sí que son antiguas. Lo mismo que un Código Penal que castiga la libertad de expresión, que es la esencia de la Democracia.

Mañana es la fiesta de la Democracia en Cataluña. Los catalanes están llamados a las urnas y en el ánimo de todos está la consecución de un objetivo principal: que las desavenencias anteriores no sigan en el futuro de un país, que está llamado a ser uno de los motores básicos de la recuperación, tras la pandemia.

Visto el debate de ayer en La Sexta no parece que la sensatez haya puesto orden en los cerebros de algunos, preocupados por tonterías que poco tienen que ver con el próximo gobierno y su programa.

Hablar de si Illa se vacunó o dejó de vacunarse es sembrar la distracción para que sobre el tapete no se ponga el desgobierno de la Generalitat en el período 2012-2021 ni las verdaderas razones que impulsan a los dirigentes de la derecha nacionalista a iniciar el Procés de Independencia, sellando un pacto con la izquierda mas radical.

¿O es que nadie recuerda ya que todo empezó con el destape de la corrupción en Convergencia i Unió, agrandada por los procedimientos judiciales contra la Familia Pujol?

Que ustedes, catalanes de pro, lo voten bien y ese país hermano prospere, en vez de estancarse en el umbral de la ruina, algo que jamás sospeché podía ocurrir en Cataluña.     

EL DÍA QUE ASESINARON A KENNEDY

Aquel día pasé de la vida a la muerte en un santiamén, que Angel Huete sabía bien donde localizarme y así fue. Éramos unos quijotes, vocacionales del periodismo, acostumbrados a montar un par de páginas y media cada uno y cada día; por eso aquella edición nos la íbamos a llevar de calle.

Y así fue. Hicimos un especial en un santiamén con una portada genial y contenidos en las interiores que, no solo narraban el magnicidio del 22 de noviembre de 1963, hace cincuenta y siete años, en Dallas, Texas; también habíamos sido capaces de desempolvar de los modestos archivos la vida y milagros del trigésimo quinto presidente de los Estados Unidos, cuyo asesinato conmovió al mundo.

A mí John F. Kennedy era quizá el único americano que me caía bien de aquellas e hice una loa que jamás volví a leer; pero como era redactor de sucesos también me cayó la crónica de los hechos. Solo teníamos teletipo de EFE y las fotos nos llegaban a través de un aparato infernal que tardaba una hora en llegar y otra en hacerse el cliché.

Éramos todos…  ¡El Diario de Pontevedra! Aquel que, dependiendo del día, salía a la calle con páginas ilegibles porque la rotativa era de segunda mano. Pero teníamos un equipazo y un gran comandante al frente, Huete, que, dicho sea de paso, de frentes sabía mucho.

Por eso salió aquella edición especial del asesinato de Kennedy en un modesto periódico de las Rías Baixas…

—– Felicidades chicos, ya tenemos hecho el periódico. Pero… ¿Y quién lo vende?

Eran las siete de la tarde y las “repartidoras” llegaban a las siete de la mañana… Pero nadie lo dudó: el periódico tenía un seiscientos que nos adjudicaron a Pepe Conde Corbal y a mí. Llenamos el maletero y los asientos traseros de periódicos…

Los demás, usaron sus coches particulares…

Nosotros fuimos a Villagarcía de Arosa, que decía la toponimia oficial de la dictadura. Yo aún me veo en una punta de la Plaza de la Baldosa, con los periódicos a mis pies y gritando…

—– ¡Kennedy asesinado! ¡Edición especial con todos los detalles del Magnicidio! ¡Kennedy asesinado por un francotirador en Dallas!

Lo del “francotirador” les animaba mucho a comprar e insistía…

—– ¡Kennedy asesinado por un francotirador en Dallas, Texas!

Hasta que se me acercó un señor y me dijo…

—- Está diciendo la radio que fue un cubano, un tal Oswald… ¡No pudo ser el “tirador de Franco”!

Le di las gracias por la información porque ya había vendido los ochocientos ejemplares de mi lote, lo mismo que Pepe Conde Corbal. Los dos solos habíamos vendido la mitad de la tirada normal de un día.

Nunca me arrepentiré de haber contribuido a hacer aquella edición especial. Desde entonces tuve muchos amigos que se ganaban la vida de esta forma…

—- O sea, haciendo “periodismo de calle”.

Como repetirá desde el Espacio mi amigo Amador Larriba

Aquel 22 de Noviembre de 1963, no lo olvidaré en mi vida gracias al comandante Huete y al hasta entonces presidente de los Estados Unidos, John F. Kennedy, el único americano que me caía bien.

En este día gris de pandemia, mientras escuchaba las campanas de la iglesia próxima, quise regresar a aquel tiempo de mis jóvenes andanzas para decirme a mí mismo que esta profesión nunca nos puso las cosas fáciles… 

PUNTO Y APARTE

Hoy sábado huele a invierno de acacia. Su flor, la mimosa, es la que nos anuncia siempre la llegada del Entroido, el Carnaval de Galicia.

Es ancestral fiesta que tiene su origen en Laza, junto al bosque encantado del Invernadoiro, pero se desarrolla como tradición en las villas próximas a la montaña.
El Entroido es rural porque, como los ríos, va de pueblo en pueblo, recuperando la presencia de personajes míticos que, como las meigas, solo aquí existen.
Pero también hay en este país un carnaval social, de baile de salón, de casino o sociedad recreativa. Y en la modernidad, sobrevino otro Entroido urbano, callejero, de bullicio y música de altavoz; de gran desfile de imitación tutelado por el ayuntamiento, que persigue la policromía del disfraz y el vacile.

Aunque… todo esto sucederá otra vez el año que viene porque seguimos pandémicos y nos hemos visto obligados a saltarnos la tradición, arrancando ocho hojas al calendario.