galiciaunica Un recorrido semanal por la comunidad autónoma de Galicia, España.

SUCEDIÓ ESTA SEMANA – Edición 533

DOMINGO, 12 DE SEPTIEMBRE 2021

Les duele la Tierra, aunque son de mar adentro; de las rías azules, como mínimo; de las rías serenas que mejor navegan cuando la noche se inunda de estrellas, mientras la villa vive su más luminosa oscuridad… y duerme. Tienen salitre en su sangre de jóvenes y viejos marineros, que solo descansan en los miedos del invierno, cuando las islas se han perdido entre la niebla y el batir de las olas sobre el casco suena a infierno…

NUEVOS TIEMPOS, NUEVA NORMA

Cada vez que veo un pesquero sobre el horizonte pienso en ellos. Mi amigo Churruca, aquel que se conocía mejor que nadie el mar de Cangas, fue quien me hizo comprender que a la gente noble hemos de corresponderle con nobleza y por eso les he entregado mis afectos, siempre correspondidos por este gremio admirable que, como decía mi amigo Patxi, tutea a la mar. Ocurre que ayer me he pasado la tarde soleada mirando al océano y desde el monte do Facho bien se ve que es infinito. Los barcos, que en puerto parecen capaces para la aventura de la pesca, en la mar, a lo lejos, se quedan en una cáscara de nuez. Por algo bajo estas aguas hay cientos de pecios que corresponden a los muchos naufragios que antes sucedían.

A lo mejor a ti no te interesa la reflexión, pero mi amigo Antón Luaces dice que en Bruselas tienen en mano “una hoja de ruta de la pesca europea que va a poner, blanco sobre negro, una reforma de la Política Pesquera Común”. Otra más, diría yo, pero según Luaces la nueva norma se pactará con la Xunta de Galicia y esta a su vez lo hará con el sector pesquero gallego. Por lo visto se trata de conseguir tres objetivos: la igualdad, la sustentabilidad y el cambio generacional.

Antón es experto en temas pesqueros, lleva toda su vida faenando en ellos, por eso me fío de sus muy sensatas consideraciones. Entre otras, cree necesaria la unidad de criterios para defender los intereses de nuestra gente ante terceros países y que todos puedan desarrollar la actividad pesquera de forma equitativa.

Por otra parte, la conselleira del Mar, Rosa Quintana, con una docena de años al frente de los asuntos pesqueros de Galicia, apunta que la nueva directriz comunitaria ha de contemplar medidas que hagan más atractiva la vida a bordo de los pesqueros para interesar a los jóvenes, también la adaptación al cambio climático y a la cogobernanza global.

Yo lo que les pido a los que se encargan de elaborar esta PPC tanto en Bruselas como en Madrid como en Santiago, que tengan en cuenta que las últimas normas pesqueras promulgadas lo único que consiguieron fue poner trabas a una actividad que da de comer en el país a mas de veinte familias.   

LA PERLA DEL OCÉANO

La postal mas auténtica de las rías, sobre todo en este tiempo, es la de las mariscadoras faenando en las leiras del mar. En ellas confluye a flor de agua todo cuanto existe y subsiste bajo el azul de las ondas que van y vienen, fiel espejo del alma marinera. Ellas son las sirenas que ordenan el espacio para cosechar bajo la arena de la playa su tesoro, las almejas y los berberechiños.

Pero más allá de la bella estampa hay un trabajo duro que cobra mucha importancia en las economías marineras; de ahí que todo lo que pasa en los bancos marisqueros cobre vital interés para no solo para las mariscadoras, sino también, en general, para todos los pueblos mariñeiros de esta Galicia que es única por alguna de sus gentes y por la actividad que desarrollan, como en este caso.

En la ría de Arousa el marisqueo es vital como complemento económico de ahí que preocupe especialmente la intromisión en los bancos de cultivo de la que llaman “la perla del océano”, porque el bichito es una amenaza para los bivalvos. Es la nueva especie invasora aquí llegada desde América del Sur, de donde es originaria. Lo que hace esa es pudrir el sustrato de algunas zonas, cómo, por ejemplo, la de O Vao, en Vilanova de Arousa.

Pero si no pueden con ella, convertirán la crepipatella dilatata en un recurso más a explotar. Por lo visto, la “Perla del océano” es un caracol de mar que no se consume en las mesas españolas, pero que es muy apreciado en otros puntos de Europa, como Francia.

LAS MAREAS MAS VIVAS

Los socorristas de A Lanzada comentaban ayer:

— El mar se está comiendo la playa.

Y así era. Porque las mareas vivas de esta semana no solo se comen las playas de Galicia, sino que dejan al descubierto lugares normalmente inaccesibles. En el caso de una playa tan popular como la de A Lanzada te contaré que habitualmente tiene un ancho medio en la pleamar de 40 metros. Es decir, cuando el agua está en su punto mas álgido de la marea los miles de personas que acuden a este arenal pueden pasear o tumbarse al sol en una franja de 40 metros de ancho por tres kilómetros de largo. Ayer, la marea subió de tal manera que la arena seca que quedó a la vista fue solo de 5 metros. Obviamente, los bañistas recogieron “todo el equipo” asombrados por el fenómeno y se fueron echándole la culpa al cambio climático.

Las mareas en Galicia suben normalmente hasta 3’50 o 3’70 metros sobre la línea de bajamar. Ese es el tope con marea alta. Pero ayer muchas de las playas atlánticas de Galicia superaron con creces ese límite, lo mismo que el de la marea baja, que dejó al descubierto partes nunca vistas de los fondos marinos.

FUERA ENCE DE LA RÍA

Cuando los expertos hablan de feísmo ninguno se refiere al de la fábrica de ENCE, al pie de la Ría de Pontevedra, en Lourizán, que durante mas de cincuenta años fue la reina de la contaminación tras haber ocupado un espacio público de indudable valor ecológico, allá por los años sesenta, cuando vertía sobre los bancos marisqueros una asquerosa espuma blanca que se “almacenaba” en los aledaños marítimos del colegio de las monjas de Placeres. Durante largos años, la empresa entonces conocida como “Celulosa de Pontevedra”, ganó dinero a espuertas e hizo en la bella ría de Marín lo que le dio la gana.

Actualmente, corregidos los defectos contaminantes en la inmediación de la ría, un emisor de varios kilómetros envía invisibles residuos al océano. Son contaminantes porque ENCE fabrica ahora, además de pasta de papel, cloro. Y ambos productos exigen un proceso de fabricación que contamina. Mas o menos, pero contamina.

Cuando estamos sufriendo las consecuencias del cambio climático como consecuencia de la contaminación aún hay gente que pone en duda el daño que causa ENCE en su actual emplazamiento, tras la resolución judicial que hace obligatorio su traslado. Comprendo las manifestaciones de los trabajadores defendiendo su pan, pero esa industria contaminante hay que sacarla de ahí y ubicarla en donde se pueda controlar mejor el daño.

Así que no venga ahora el Gobierno de progres con memeces de que no encuentra ubicación en Galicia para efectuar el traslado. Seguro que la propia empresa ya estuvo tanteando ubicaciones diversas, como es su obligación. El Gobierno debe de darle un plazo, pero no buscarle los terrenos.

MI ADIOS A NICOLÁS CAMINO

Te digo que está uno metido tan en su yo… que apenas se entera de lo que le pasa a los demás. Ocurre hoy que no me perdono no saber nada, desde hace mucho tiempo, de mi amigo y compañero Nicolás Camino, director de programas de la Radio Galega cuando yo tuve el honor de dirigirla. Ni siquiera nos hemos hablado por teléfono como deberíamos haber hecho, de cuando en vez. Pero -entono el mea culpa- mi vida y sus circunstancias me aíslan de tal modo que me entero de lo que le pasa a mi gente tarde, mal y arrastras.

Nicolás Camino se fue al Espacio ese fin de semana porque no aguantó más el sufrimiento provocado por un cáncer maldito y su metástasis. Tenía 79 años y, según me cuenta mi amigo Patricio Núñez Losada, aún le quedaban ánimos para chatear. Algunos le recordarán por haber sido la primera voz que salió en antena en la entonces llamada Radiotelevisión Galicia, pero Nicolás fue para el medio mucho mas que eso: a su creación se deben muchos de los programas que tuvimos el placer de disfrutar.

Personalmente se me fue uno de los escasos hombres de los que aprendí la importancia de la bonhomía. Daba gusto conversar con él y sobre todo en esos momentos difíciles en los que tienes que tomar decisiones que no te gustan pero son indispensables porque así está escrito en el guion.

Era de Pontedeume, de ahí que naciese con la nobleza de Fernán Pérez de Andrade al que llamaron “O Boo” y la chispa de quien hereda una personalidad entrañable. Gracias Nicolás por lo que me has enseñado en esta vida y hago votos para que nos reencontremos en la siguiente, si puede ser.  

LUNES, 13 DE SEPTIEMBRE 2021

El río Miño fue motivo de disputa entre nobles y villanos como consecuencia de la explotación de “La Barca de Barbantes”, medio de transporte vital en O Ribeiro, cuando sobre estas tierras ejercía su poder el Conde Sarmiento. “La Barca” tenía su puerto en el pueblo con más bodegas y viñedos de la comarca, hoy bajo las aguas del embalse de Castrelo. Por la Barca se enfrentaron en pleitos de la época la Condesa de Ribadavia y el judío Moisés Pérez, su primer propietario…y posteriormente, los propios vecinos y el mismísimo Conde Sarmiento. Porque la Barca de Barbantes era el único y obligado paso, entre una y otra orilla del Miño: a bordo de ella cruzaron el río los mercaderes judíos del medioevo, los ejércitos franceses en el 1809 y treinta años más tarde, las tropas carlistas. Con la llegada del siglo XX la Barca de Barbantes se hundió para siempre bajo las aguas miñotas, por culpa del ferrocarril, el elemento dinamizador de la comarca de Ribadavia, cuando comienza su era moderna…

DÍAS DE VENDIMIA

Cuando la Tierra Única dice adiós al verano llega la estética de vendimia en los viñedos, que trepan por las laderas para procurar el sol de la vida. Los paisajes son aquellos donde el vino nace natural contemplando las “ribeiras” de los ríos, cuya expresividad cromática nos anuncia ya un hermoso otoño de hojas de cepas teñidas de colores. Pero el vino en Galicia es una sucesión de ritos enraizados en el alma del rural y su cultura nace en las formas de cosecharlo, en la serenidad que adquiere en la bodega nueva, donde reposa a la espera del momento tabernario, que es típico, tradicional, dicharachero y hasta simpático, cuando los humanos le ponemos voz.

Los cinco vinos famosos de Galicia escucharon al nacer la música del agua, pero es en el momento en el que los bebemos cuando cantan las ausencias. Por eso se convirtieron en viajeros incansables y ahí los tienes, haciendo patria por el mapamundi, como embajadores del país, promoviendo amistades e imitando la aventura de nuestra gente. Bebamos pues y brindemos para construir pirámides de luz en la vieja taberna de la aldea renacida, que son días de vendimia y parece que este año las cosechas serán mejores que nunca.

LAS COSECHAS

En O Ribeiro esperan cosechar casi los veinte mil kilos de uva de los que saldrán unos 12 millones de litros de vino, menos que en 2020 porque la climatología condicionó no sólo el proceso de maduración, sino que propició condiciones para plagas endémicas como el mildiu.

Sin embargo, en la Denominación Rías Baixas calculan una recogida de 43,7 millones de kilos de uvas, un 27% más que en la cosecha de 2020. Será la mayor cosecha de la historia de la DO, superando la anterior marca: 41 millones de kilos de uva recogidos en 2011.

En Valdeorras sustituyeron cepas viejas de godello por nuevas, se mantienen 1.200 hectáreas de viñedo y la vendimia, que ya está en marcha desde finales de agosto, espera llegar a las cifras de años anteriores, es decir, a los 6 millones de kilos de uva.

Esa es la misma cifra que esperan conseguir en Ribeira Sacra, donde la vendimia está muy avanzada. El tiempo inestable provocó ataques importantes del mildiu, lo que supuso mas trabajo en los viñedos y mas gastos para conseguir una uva excelente.

La vendimia se retrasa en Monterrey porque las altas temperaturas de los últimos días están favorecen la maduración de las uvas, ya que hasta ahora se había producido un cierto retraso en el estado fenológico. El consello regulador espera una excelente cosecha de unos 5’6 millones de kilos de uva.

Así que nos preocupéis, que este año de vinos andaremos bien.

MARTES, 14 DE SEPTIEMBRE 2021

O noso territorio amanceu hoxe mollado porque chove sobor dos eidos. O vello Amancio camiña ó pé do regueiro, namentras suas xencivas sen dentes mordiscan a pel da paisaxe. Sobor dela, atópase a parroquia de labio de acio con pera de ribeira, sabor de mazá e de cereixa silvestre; e tamén de castaña de souto. É o pobo de cando eramos nenos. Eche a beleza inesquencible do territorio amado.

CUANDO VUELVO A SER NIÑO

Retrocedo en el tiempo a la vista de los últimos acontecimientos en materia de violencia juvenil. Vuelvo al pueblo en el que nací, Cudeiro, que tiene a la ciudad, Ourense, a sus pies. Permíteme que vuelva a ser el niño que fui entonces. Mi pueblo solo tenía una maestra, mi madre, y un maestro, Marcelino, a los que profesábamos profundo respeto. Mis amigos eran gente humilde, algunos con padres en Venezuela o en Alemania. Crecimos todos, yo entre ellos, felices, juguetones y sanos de cuerpo y de mente. Crecimos. Fuimos adolescentes y veinteañeros. Y puedes creerme, jamás nos peleamos pese a rivalizar por todo.

De lo que más orgullosos nos sentimos, ahora que llegamos a la recta final, es de la formación humana y social que adquirimos; es decir, tenemos que agradecer a nuestros padres y a nuestros maestros -los citados y los demás- que nos hayan educado en eso que se llama bonhomía. Dicho esto, pregunto…

—- Si los niños de aldea fuimos educados para el bien con tan pocos medios… ¿Por qué salen tan malos malísimos estos chicos y chicas de ahora que se mueven entre la barbaridad y la violencia, e incluso llegan al crimen?

VIOLENCIA DE ODIO

Desde que en A Coruña sucedió el ataque mortal, colectivo, al joven Samuel, por el simple hecho de que era gay, aumentaron las palizas a jóvenes, homófobas y racistas, por parte de grupos nazis en varios lugares de España. Bien se ve como la delincuencia juvenil ha dado un vuelco y la policía no solo se ha de ocupar de los robacoches, de los raterillos o de las bandas callejeras, sino que tiene que perseguir a esos delincuentes con ciertos matices ideológicos que los conduce al asesinato.

Del aumento de este tipo de delitos muchos culparon a la pandemia y a sus encierros, a la carencia de ocio, incluso a la apatía producida por un futuro incierto en tiempo de crisis, por las dudas que siembra el paro juvenil… Sin embargo, este tipo de agresiones grupales tienen muchos antecedentes y casi todos relacionados con los botellones y las fiestas ilegales. Ocurre que las peleas cambiaron de formato. Antes se enfrentaban unos y otros, grupo contra grupo y la cosa nunca pasaba de algún hueso roto en la trifulca.  Las agresiones de ahora son producto del odio, se producen linchamientos de víctimas que solo son diferentes.

Algunos expertos cuentan que el repunte de este tipo de violencia tiene raíces muy profundas que hay que extirpar. Apuntan a problemas graves de falta de integración en el sistema educativo actual, de la escasa importancia que se le concede a la salud mental en España y también al machacón discurso político de intolerancia y odio que escuchamos a la extrema derecha asentada en las instituciones, a la que dan cobijo informativo la mayoría de los medios de comunicación. Eso es lo que tenemos que hacernos mirar como sociedad… si queremos poner freno a estas salvajadas.

MENOS POLÍTICOS Y MAS POLICÍAS

Lo que no sirve es el “tiro al ministro” por parte de una oposición política que ha desmadrado sus críticas, hasta el punto de culpabilizar a Fernando Grande-Marlaska de la denuncia falsa de un joven gay que buscaba notoriedad. Al ministro lo único que le compete es la lucha contra la violencia asesina y poner en duda su trabajo, por su condición de homosexual, me parece una tremenda bajeza. Lo digo porque esto último ya ocurrió.

El Ministerio del Interior está renovando el vigente “Plan de Actuación y Coordinación Policial contra Grupos Organizados y Violentos de Carácter Juvenil”. La reforma incluye la investigación profunda -y así constará en los atestados- de la concurrencia en el delito de factores de odio por motivos raciales, políticos o sexuales.

Cierto que el papel aguanta todo y luego hay que enfrentarse a la cruda realidad de la falta de efectivos policiales… porque los presupuestos del Estado no dan para tanto. Creo firmemente que la razón de que no haya dinero para nuestra protección es que en España hay más políticos que policías… ¿O no te has enterado de que sobran senadores, diputados provinciales y algunos miles de concejales?

Desde luego lo que no cabe en momentos como este, de alta tensión, es banalizar las criminales actuaciones de las manadas de jóvenes salvajes que se nos han colado en las selvas urbanas de la España de las Naciones. 

MIÉRCOLES, 15 DE SEPTIEMBRE 2021

En la Ribeira hallamos la estética de nuestra vida porque es aquí donde encontramos el paralelismo de las formas artísticas con los espejos del agua. La Ribeira, ostenta la huella del pasado. Esculpe expresivos relieves. Busca las degradaciones cromáticas en la vegetación paralela. Y alcanza esa perfección que es la armónica belleza de lo más natural.

LOS MONJES

Dicen que las ribeiras del Sil son sagradas porque en ellas, las órdenes religiosas crearon la mayor concentración de monasterios y cenobios de toda la Iberia.

Alguno, como el de San Pedro de Esgos, es tan antiguo como la propia cristiandad gallega, y creció de la Tierra con el apoyo inverosímil de la piedra cósmica, de ahí su nombre nuevo, San Pedro de Rocas. Otros, como Santa Cristina, fueron el mejor refugio contra guerreros árabes y vikingos, invasores de las tierras de Parada de Sil, en donde los romanos habían encontrado el oro de la codicia. También hay aquí monasterios de montaña, como el de los monjes “bernardos”, principal seña de identidad de las tierras de Espadañedo desde el siglo XII. Y monasterios de ladera, como Santo Estebo de Ribas de Sil, que nació incrustado en la pendiente del viejo bosque de castaños, contemplando con serenidad el agua mansa…

Esta mañana, buscando entre mis recuerdos del Sil que remueve el paisaje admirado me preguntaba que dirían los miles de monjes y anacoretas que se asentaron en las laderas del vino sacro, de esta Iglesia retrógrada, capaz de contar el cuento del obispo endemoniado porque simplemente se enamoró de una mujer.

Porque aquellos monjes que rezaban a todas horas a su dios y predicaban la humildad ejerciendo su voto de pobreza nos legaron su cultura y estos curas del tercer milenio solo nos piden dinero y mas dinero para aumentar su poder y sus riquezas.

LA IGLESIA

Esta Iglesia se caracterizó siempre por predicar sin dar ejemplo y ahora, como miembro aún más poderoso de la sociedad imperfecta, pone de relieve que los diez mandamientos solo son para los gamma -los fieles-, que los alfa -sacro colegio cardenalicio- y los beta -conferencias episcopales y clero de su dependencia- están exentos de su cumplimiento por bula papal. Esa es la explicación que encuentro a los pecados mortales cometidos por la curia y que no voy a enumerar aquí, pero sí recordar que la avaricia ha conducido a sus miembros a cometer delitos con la acumulación de bienes que inmatriculó sin tener una mínima base para ello.

Analizada la recaudación principal de la Conferencia Episcopal en España -las donaciones que le hacen fieles y otros en la declaración de la Renta- resulta que en los últimos cuatro años ha conseguido un superávit de 51`7 millones de euros. En las memorias económicas de la Conferencia Episcopal Española se facilita ese dato y se indica que 30’5 de ellos son destinados a sufragar el gasto de su cadena de televisión, Trece TV. En un fondo de reserva, la institución católica deposita el resto, 21’4 millones de euros.

Lo que ha cuestionado el Tribunal de Cuentas hace unos días es el destino que la Iglesia Católica da al dinero público subvencionando una sociedad mercantil, ya que podría vulnerar la normativa europea sobre libre mercado. En el informe del TC referente a la relación económica Iglesia-Estado se decía «El importe de la aportación debería ajustarse al valor de las necesidades a cuyo sostenimiento se ayuda«. Y además alertaba de «una posible divergencia entre el compromiso de colaboración adquirido por el Estado y las necesidades efectivas de financiación de la Iglesia«. 

El movimiento ciudadano lo que se pregunta es por qué a la Iglesia Católica se le autoriza una cuestación dentro del sistema tributario y sin embargo no paga impuestos, ni siquiera el IBI. El Gobierno de progres esta negociando con la Conferencia Episcopal Española diversas reformas referentes a las relaciones Iglesia-Estado. A ver si nos sorprenden.

JUEVES, 13 DE SEPTIEMBRE 2021

INICITIVAS EN LA GALICIA RURAL 

No sé por qué, pero esta mañana me he despertado pensando en la generación errante del siglo XIX, a la que pertenece aquella mi gente que huía de la miseria escrita en la piel verde del país. El hambre les convirtió en aventureros capaces de atravesar océanos en veleros de sueños en busca de la vida. Algunos volvieron y les llamamos indianos porque habían llegado hasta las Indias. A los indianos debemos una sustancial parte del desarrollo de aquella Galicia, que aún quedan en pie numerosas muestras de su generosidad. Ya se sabe que, en buena parte, este país debe su progreso al esfuerzo anónimo de quienes arriesgaron todo en otras naciones. Por eso tienen dos patrias.

VIENEN GENTES

Ya no quedan indianos en la Galicia del tercer milenio. Ahora, a los que vuelven, les llamamos “retornados”. A mí me gusta decir que son como las aguas de los ríos cuando se desbordan: cuando pasa la tempestad y encuentran la calma vuelven a su cauce. Ojalá hayan pasado ya todas las ciclogénesis explosivas y esta nuestra tierra se convierta en lugar de reencuentros y de acogida, que no solo vuelven los gallegos que emigraron; al país están llegando gentes de la mas diversa procedencia y todos son bienvenidos.

Son gentes extrañas que enseguida aprenden gallego. Vienen para quedarse. Unos para encontrar un trabajo que les permita vivir dignamente, otros para emprender nuevos negocios. Hay quien huye de la guerra, de la situación de países a la deriva e incluso gente que busca encontrar su paraíso. Muchos, ya lo hallaron.

PARAÍSOS ESCONDIDOS

La pandemia del coronavirus nos ha dejado en Galicia algo positivo: el interés de muchos por volver a los orígenes regresando a la aldea del abuelo. Otros muchos dejaron este año las ciudades para procurar la paz de los vivos que está insertada en un paisaje hermoso del que ya disfrutan. Pero los que más llama la atención es esa gente extranjera que ha descubierto en Galicia su paraíso y en él se queda para siempre porque aquí será realmente feliz.

El último ejemplo lo tienes en una francesa residente en Madrid, Malou Xoldhadri, que vendió su casa en la capital de España -cuando está a punto de jubilarse- para comprar una aldea deshabitada con 17 edificaciones y cuatro hectáreas de terreno. Se trata de Vides, una aldea que llegó a tener 200 habitantes y que pertenece al municipio lucense de A Pontenova. Malou dice que viene “a por todas” y quiere convertir el complejo en una escuela infantil, nada mejor para revitalizar la zona, actualmente deprimida.

SE NECESITA APOYO

Sin embargo, he de llamar la atención de quienes tienen la responsabilidad de apoyar este tipo de iniciativas y otras muchas más que están surgiendo en la Galicia mas rural. En la madrugada de anoche escuchaba a Marcial Mouzo lamentarse de la carencia de servicios que se denota en lugares como A Costa da Morte, en donde al parecer no hay medios de transporte público. (Ya os conté el otro día la necesidad de crear el ferrocarril periférico para vertebrar el país). A la vista de como anda el mundo, dominado por un capitalismo cada día mas duro, a las autoridades autonómicas y municipales les compete adecuar la vida rural con servicios y tecnología que acabe de una vez por todas con el crónico aislamiento de las aldeas. Tienen el mismo derecho que los que viven en las siete ciudades. No conviene olvidar que muchos pocos hacen un mucho y el futuro de Galicia y de la España de las naciones pasa por contener la avalancha de inversiones que se hacen en los grandes núcleos de población, porque la mayoría “ya están llenos”.

VIERNES, 17 DE SEPTIEMBRE 2021

RESERVA DE LA BIOSFERA

Desde las montañas próximas se alcanzan mil paisajes diferentes, en esta Galicia Única. Son los refugios naturales de la “reserva verde de Europa”, siempre envuelta en el círculo mágico de su historia y de alguna leyenda. Las suaves cumbres se alzan hacia la cúpula del cielo desde la profundidad de los valles, atravesados por ríos y regatos, espejos de aguas cristalinas. En busca de uno y otro paisaje, por entre los árboles milenarios que hacen posible la frondosidad del bosque encantado, van los senderos de aventura que nos conducen a hermosos paraísos. La UNESCO los llamó “Reserva de la Biosfera” por sus hábitats de interés científico y cifró en cinco, hasta ayer, las grandes áreas geográficas a conservar y proteger en este nuestro país. Son estas cinco grandes áreas de alto interés natural:  Terras do Miño. Allariz. Os Ancares, Navia y Becerreá. Río Eo, Oscos y Terras de Burón. La transfronteriza Gerês-Xurés; y la que configuran As Mariñas Coruñesas con Terras do Mandeo. Las Reservas de la Biosfera ocupan más de la mitad de la superficie natural de las provincias de Lugo y Ourense. En ellas, el hombre y la biosfera conviven esbozando ese concepto tan actual del desarrollo sostenible.

LA NUEVA RESERVA

Ribeira Sacra, Serra do Oribio y O Courel conforman desde ayer la sexta Reserva gallega de la Biosfera. Así lo decidió el consejo que dictamina el programa “El Hombre y la Biosfera”, de la UNESCO. Tal distinción había sido solicitada en el año 2019 y este es el único territorio español que ha sido catalogado este año. La noticia nos llegó desde Abuja, ciudad nigeriana en donde se había reunido el consejo e inmediatamente, el titular de la Xunta, Nuñez Feijóo, y los dirigentes de las zonas afectadas organizaron un acto en el que se puso de manifiesto lo que significa para estos territorios ser Reserva de la Biosfera.

Se trata de áreas con valores naturales a conservar, pero habitado y explotado por la sociedad, de tal manera que se ha de buscar un equilibrio entre el desarrollo económico y la conservación natural, para alcanzar un desarrollo sostenible que sea un modelo alternativo a la depredación de los recursos que hasta ahora se producía. Se considera que al ritmo actual de explotación de los recursos se agotarán en pocos años, eliminado el crecimiento económico y desintegrando la economía y la sociedad. No es, pues, una figura proteccionista a ultranza, sino que incluye la explotación y el desarrollo económico de la zona.

LA RIBEIRA

La Ribeira Sacra es el paisaje de piedra y agua por el que vaga el alma de la Tierra. La piedra da vida a la arquitectura del espíritu, materia vivificada en el arte monumental de los monasterios del trayecto. Al fondo, el agua embalsada es el espejo de la más viva naturaleza. En las laderas de los ríos crecen viñedos milenarios. El Miño y el Sil, son los creadores de la obra admirada, los que hacen revivir el paisaje. En la proximidad de los ríos transcurre el relato de las actividades del hombre y el turismo es quien gana cada vez más fuerza en todos estos parajes emblemáticos y singulares que conforman la frontera entre Lugo y Ourense.

LA SIERRA

La Serra do Oribio crece desde el que conocemos como Valle del Lóuzara hasta altitudes que alcanzan los 1.447 metros del pico que da nombre a estas montañas orientales. En ellas nace el río Oribio que, curiosamente, pasa a llamarse río Sarria cuando alcanza esta villa. La sierra ya gozaba de especial protección y se considera que posee una gran riqueza en lo que se refiere a valores etnográficos, además de los naturales. De esta parte de la nueva Reserva de la Biosfera me quedaría con el trayecto del río Lóuzara porque provoca la perspectiva más bella de la sierra, es decir el hermoso valle al que da nombre. Realmente este río nace en Louzarela, en O Courel, y a lo largo de su curso quedan huellas de su importancia al ser quien movía los molinos de la ruta. El Valle del Lóuzara es una joya natural del Lugo más intensamente verde.

O COUREL  

Para mí O Courel es la montaña mágica, el más emblemático de los espacios naturales de Galicia. Te recomiendo una visita en otoño, cuando se convierte en un paraíso multicolor que encierra entre sus fragas el paisaje más admirado. Hay una aldea, Seoane, de lo mas recomendable: en ella viven los hombres y mujeres mas longevos de Galicia que toman caldo como elixir de la vida. Las aldeas de O Courel eran cementerios, lugares fantasmas en los que solo permanecía el recuerdo de los que se fueron. Sin embargo, una docena de estos lugares de pocos habitantes, han vuelto a la vida, como es el caso de la aldea da Seara o Seceda, reconvertidos en lugares turísticos.

 O Courel, la Serra do Oribio y la Ribeira Sacra son territorios para perderse en ellos durante unos días porque son tres emblemas de la Galicia más natural. No sin tiempo les llegó el reconocimiento de la UNESCO que tiene en este país muchos más lugares para elegir. Ahora solo falta que a la Ribeira Sacra se le conceda el título de Patrimonio de la Humanidad por el que lleva peleando varios años.

COMETE UNA NÉCORA

Por aquí interesa mucho la apertura de la veda de la nécora y la abundancia de este crustáceo. Se están subastando a 15 euros el kilo lo cual quiere decir que nos podemos dar el gusto porque la nécora no engorda y todos los mariscos tiene una serie de vitaminas muy beneficiosas. Además, septiembre tiene erre, lo que quiere decir que estamos en época.

SÁBADO, 18 DE SEPTIEMBRE 2021

NO FIN DA SEMANA

Xa é sábado outra vez e o sol tímido alumea o noso mencer. Penso que hoxe e un bó día para procurar a grandeza da paisaxe, todo canto existe na nosa Illa e nas súas calmosas augas… O espazo perfecto. Demos pois o noso paseo de saúde mentras escoitamos voces de mar, namentras recompoñemos o corpo e o espírito.

BÚSCATE UN PLAN

Entre tanta mala noticia que quiere aguarte el fin de semana voy a sugerirte hoy cuatro paraísos en los que yo me refugiaría en busca de la paz de los vivos, que es lo que necesitamos como medicina infalible para superar tanta adversidad informativa de una semana de crímenes, subidones, incendios, obispos “endemoniados”, palabrería política, talibanes, pandemia y crisis hasta en la China. Solo tienes que elegir si prefieres mar, río, valle o montaña.

MAR

Te sugiero el Cantábrico. Tendrás que ir a Ribadeo, elegir Illa Pancha para pasar la noche y desde allí, mañana domingo, tomar la ruta de la costa que te llevará por As Catedrais, las playas de Barreiros y Foz con su castro en Fazouro, hasta llegar a Burela justo para comerte un bonito a la cazuela, que es plato estrella de la villa y de sus contornos. Pero si después de visitar Sargadelos en Cervo y detenerte en San Cibrao llegas a tiempo a Viveiro, no olvides que, a su puerto, Celeiro, es a donde llega la merluza cinco anzuelos, única en el mundo. Para bajar las viandas yo haría senderismo antes de llegar a O Vicedo, por O Fuciño do Porco, tan impresionante como el pueblo marinero de O Barqueiro, los acantilados de Loiba o la Estaca de Bares, el norte mas norte de la península Ibérica. En la Estaca el atardecer es mas que espectacular. Cuando la luna mande al sol a dormir, emprendería el regreso por Ortigueira hasta Ferrol, donde me espera la autopista para devolverme a casa.

RÍO

Desde Pontevedra tendrás que acercarte a Pontecaldelas para comer truchas y seguir fácil el curso de uno de los ríos mas bonitos de las mil venas fluviales de Galicia. Me refiero al río Verdugo: tras superar el vértigo de la cascada, nos invita a descubrir rincones ignorados en su trayecto hacia la ría de Vigo, que es su morir. Remueve el agua el paisaje admirado y el valle lo saborea, sorbo a sorbo, por su enrevesado sendero, creando la obra natural. Redescubre en cada tramo un nuevo rastro, creando un indestructible camino y dejando su huella entre árboles de impredecibles raíces. Atraviesa el puente de Sampaio, que convirtieron en leyenda los héroes del capitán Morillo y se entrega por fin al mar de Vigo, que es el mismo que cantó Martín Codax. A mano te queda la Pousada del Castillo de Pedro Madruga, el de Soutomaior y cuando llegues a Arcade no olvides que es el paraíso de las ostras, de los buenos mariscos. Y sus restaurantes fueron la escuela donde se formaron renombrados cocineros de la hostelería mundial.

VALLE 

Un río le presta su nombre al Val Miñor y una villa de interior te puede servir esta vez para meditar en sus casas de turismo rural o para darte el gusto de comer un gran yantar donde el plato estrella será el cabrito asado. Me refiero a Gondomar, que está cerca de todo: entre la gran playa de América y la montaña que llamamos O Galiñeiro, mirador del gran Vigo y de los fértiles campos que riegan los ríos Miñor, Zamáns y Groba. El Miñor es el que cede su nombre al Valle, en el que se integran también los municipios de Baiona y Nigrán. El río pasa por debajo del hermoso puente románico de A Ramallosa. Sus gentes descienden del conde don Diego Sarmiento de Acuña, primer embajador de España en Inglaterra. La huella de este histórico personaje permanece viva en el gran Pazo, joya de la arquitectura noble gallega, precursora de la importancia residencial de esta zona. Porque este es territorio sereno, en donde reina la placidez y el sosiego, los signos más relevantes de un valle hermoso y tranquilo.

MONTAÑA

Para mí subir a esta montaña es sentir el canto rumoroso de un río y adentrarse en el bosque encantado. Tocar el cielo con las manos desde su pico más alto al que bautizaron como Piapaxaro, de inviernos de nieve. Seguir la huella del corzo y el vuelo del águila en la ladera. Viajar al pasado a través de sus múltiples muestras etnográficas. Disfrutar del paisaje y compartir viandas en la humilde casa de aldea porque me gusta convivir con la gente que hace posible que esta tierra haya resurgido del abandono. Ahora que forma parte de la sexta reserva de la biosfera de Galicia te sugiero que si eliges montaña te vayas a Folgoso do Courel y desde allí busques la aldea de O Mazo, en el lugar de Meiraos, para emprender desde allí la aventura de conocer O Courel, la sierra con poeta propio -Novoneyra- y a la que ha vuelto el oso pardo.

EN BREVE

Ayer, conmemorando el 170 aniversario del nacimiento de Emilia Pardo Bazán, la Xunta entregó las medallas que reconocen trabajos a favor de la igualdad real entre hombres y mujeres. Ya le tocaba una a mi amiga la productora y cineasta Zaza Ceballos, que ha llevado a la gran pantalla el tema con tres magníficas películas biográficas. La Asociación Mirabal y Marijé Díaz obtuvieron el mismo galardón. Enhorabuena.

Siguiendo con la fiesta no te pierdas hoy la da Pataca en Coristanco, en donde la gastronomía y las actividades culturales se unen para valorizar el producto más popular del municipio. A destacar la degustación de pinchos en los 11 locales hosteleros de la villa y la actuación, mañana, de Mekanika Rolling Band.

La vicepresidenta del Gobierno, Nadia Calviño vino ayer a Santiago en son de paz y le propuso a o noso presidente que el equipo económico de la Xunta le traslade a su Ministerio información sobre los proyectos mas emblemáticos y prioritarios que Nuñez Feijóo tiene entre manos, para financiarlos en el reparto de los fondos europeos. La intención es buena pero ya veremos si nos tratan como al resto de las comunidades, ya.

Nunca imaginé que en Coia, algunos vecinos tengan desavenencias con otros porque a unos se le ocurre plantar flores en un espacio que nadie sabe si es o no municipal, es decir, si pertenecen a sus fincas o al ayuntamiento. Con lo bonitas que son las flores… ¡Hay quien no tiene mucho que hacer!

El Tribunal Constitucional ha admitido a trámite el recurso presentado por el Partido Popular contra la Ley de la Eutanasia aprobada recientemente por el Congreso y el Senado. Una norma por la que estaban esperando varios miles de personas que sufren enfermedades terminales y que solo viven su desesperación. Para el PP la ley vulnera el derecho a la vida… ¿Pero a que vida se refieren? 

¿Qué le está pasando a las gaviotas? ¿Por qué mueren? Su población está mermando demasiado, tanto que en las Cíes la colonia de patiamarillas pasó de 300.000 a 9.000. Hay quien le echa la culpa a la contaminación del medio marino, sobre todo a los restos de plásticos y otras materias intoxicantes que llegan a playas como la de Vilagudín, hace unos días.