galiciaunica Un recorrido semanal por la comunidad autónoma de Galicia, España.

TICO MEDINA, PERIODISTA

Aún estoy consternado por la muerte del gran Tico Medina, maestro de periodistas, amigo de sus amigos, viajero incansable por las Américas a las que adoraba, conversador sabio en todas las radios, compañero ideal de yantares, hombre culto, excelencia de la lengua castellana… en fin, un personaje único de la información al que debo muchas lecciones magistrales sobre este planeta que tan bien conoció.

De Tico tengo muchas anécdotas, pero la mejor me la contó en Currito, en la Casa de Campo, alrededor de una merluza de la lonja de Celeiro. Hablábamos de Fidel Castro, al que ambos conocíamos bien. Le comenté que según Oriana Fallaci le había castrado Batista.

Tico lo desmintió rotundamente afirmando que le había hecho esa pregunta al comandante y este le contestara mostrándole sus partes para dejarle bien claro que aquello que contara en su libro la Fallaci era un cuento.

Un día en La Habana, le pregunté a Fidel si era cierto todo aquello y me respondió que no se bajaba los pantalones en ese momento porque estaba con nosotros una dama, pero que conservaba los mismos testículos del joven que comandó en Sierra Maestra la revolución más importante de América. Y me aseguró:

—- Tico es mi mejor testigo.

Encima de mi cabeza tengo enmarcado un papiro que Tico me trajo de uno sus viajes al México azteca. Me dijo que me traería mucha suerte y la verdad que no me puedo quejar. Hoy, mirándolo, no pude menos que verter unas lágrimas por la partida del amigo al que le espera el paraíso, ese que se ganó haciendo siempre el bien. Porque a Tico Medina le di yo el título de “bó e xeneroso”. Por cierto, a Tico solo pudo jubilarle la Muerte y se mantuvo activo hasta los 86 años. ¡Como los grandes!