EN UN BARRIO DE LA HABANA

Por Felipe Cid

Dejar Galicia y cruzar el Atlántico para llegar a la Tierra Prometida después de más de veinte azarosos días no fue tarea fácil. Como tampoco lo fue adaptarse a la vida y costumbres de la acogedora, bondadosa y noble isla de Cuba.

Aún así, ni te imaginas cuantas cosas bellas realizaron los gallegos en el hermoso “Barrio de Jesús María y José”, respondiendo a la mezcla del espíritu de La Galleguidad  y La Cubanía.

No debe olvidarse que a lo largo y ancho del archipiélago bautizado por el marino gallego Sebastián Ocampo, trabajaron como esclavos hombres y mujeres de ojos azules y cabello rubio; descendían de los celtas y llegaron a la mayor de las Antillas en condiciones infrahumanas. Por tanto conocer necesidades, penurias y desconsuelos de hombres y mujeres ourensanos en un barrio marginal de La Habana es justo y necesario.

Conocemos a los gallegos como individuos que emergen de diferentes campos del quehacer humano. Historiadores, escritores, profesores, ejecutivos e inclusive eclesiásticos y hasta políticos de origen galaico ejercieron  con probada y notoria profesionalidad. Pero que buenos y humildes ourensanos se asentaron en el muy conocido “Barrio de Jesús María y José”,  enclavado a solo quinientos metros del antiguo Capitolio Nacional y del otrora Muy Ilustre Centro Gallego de La Habana.

Ellos, junto a los nacidos en A Coruña, Lugo o Pontevedra, con marcada manera de ser y ardiente verbo lograron con relevancia influir en el habla de los cubanos. 

Entre ellos, mis cuatro abuelos ourensanos que, sin instrucción pero con insaciable deseo de superación, aportaron nuevas maneras a la cultura de un país que les acogió sin pedir nada a cambio.

Escuchar las vicisitudes que con valor y gallardía afrontaron  antes y después de adquirir en propiedad su primer establecimiento comercial, “Bodega”,  en la calle 17 y 18 del Vedado –hoy municipio Plaza de la Revolución- sirvió para adquirir el imprescindible  poder cognoscitivo de mi familia.

Fueron muchas las penas y alegrías, pero solo una ensanchaban sus orgullosos cuerpos hasta sacar de los ojales los botones de la camisa: 

Contribuir con la lengua gallega a la excepcional manera del decir cubano”.

Aún resuenan en mis oídos “No arrempujen” del verbo “arrepuxar”, que decía mi abuelo Don Felipe en los ómnibus abarrotados de personas. También al ordenar a mi padre  abrir algún que otro “buraco” –en castellano “huraco”-  en la trastienda de la “adega” –digo “bodega” –. Además de “comparanza” por “comparación”; “baril” por “barín”; “brincar” por “saltar” y tantos otros que harían interminable la lista.

Enorgullecían también a mi abuelo Don Ramón y abuela Dña. Remedios –por mamá-  y a  Dña. Vicenta y Don Felipe como apunté  –por papá-  que muchos de los iberoamericanos fueran inscritos con apellidos de origen gallego como: Pereira en gallego “peral”Bouza, “matorral” ;  Ameijeiras, “ciruelos” ; Bacallao,  “bacalao” o  Peteiro, “pico” .

—- Si los cubanos hablan como Nós…  –decían con honor mis abuelos.

Recuerdo pues al “barín” de Don Felipe de Rairo y Don Ramón de Coles, quienes abrían  “juracos”  en  lo  que  fueran  las  líneas del  inolvidable y hoy necesario Tranvía habanero, ayudados por mis adorables  abuelas  doña Remedios, nacida en Santa Mariña do Monte, y doña Vicenta, también de Rairo, las encargadas de ajustar los gastos domésticos y ahorrar hasta el último centavo para adquirir  en propiedad las bodegas “La 1ra Caridad” primero  y “La 2da Caridad” después , sin dejar a un lado “La Orensana” , nombre de la anhelada lavandería que no pudieron inaugurar por razones ajenas a sus voluntades.

Mis abuelos en las buenas y en las malas abusando  de la mofa dijeron:

—- Algún día mis nietos acordarán de Nós”.

—- Pues si abuelos, estén donde estén con amor y orgullo por siempre recordaremos  lo bueno y noble que fueron para con nosotros, sí señor.

Muchos de “os nosos  vellos”  recordarán con agrado “La 1ra Caridad” donde  dos afables gallegos ofrecían la mejor de las  bienvenidas promoviendo y publicitando el almuerzo del día:

Paisanos: por 0.35 centavos degustarán un bistec de palomilla con “patacas”  o “tostones”.

Claro, ese irrisorio precio era una fortuna entonces ya que  el valor del peso cubano llegó a estar un centavo por encima del ansiado y necesario “fula de hoy”.  Perdón, quise decir “US Dólar”  o  simplemente C.U.C  sin gravamen.

Muchos de nuestros familiares o amigos con bastones o sombreros fuera de época   visitan el otrora Centro Gallego de La Habana donde permanecen las más de cuarenta asociaciones galaicas, que  con sentido de pertenencia e inigualable estoicismo mantienen viva la  amada raíz  y la cultura galaicas. Para los gallegos que  contribuyeron con nuestra lengua e identidad cubanas, narraré  otra anécdota que muestran vivencias de otro ourensano “barin” de verdad.

Don. Xosé Lueiro, como mis abuelos, derrochando  fe y esperanza, compró una pequeña carbonería llamada “La Estacada” que daba para vivir. Pero lo más significativo de él fue que, domingo tras domingo, con la gaita  en ristre, sonrisa abierta y amplia, subía a un banco del parque llamado como “la iglesia de Jesús María y José”, y a los acordes de una jota o muñeira hacía venir a gallegos, descendientes y  criollos que sin importar raza o credo olvidaban por horas  la horrible vida que  tocó vivir antes de lo que tuvo que suceder.

No todos los naturales de Galicia residieron en lugares suntuosos y fueron encumbrados. La gran mayoría fueron simples hombres  y mujeres que amaron su Tierra  hasta morir y ser sepultados en uno de nuestros panteones, gala y ornato de uno de los cementerios más suntuosos del mundo, el llamado Cristóbal Colón de La Habana, Cuba.

Otros tuvieron la oportunidad de marchar definitivamente a Galicia o simplemente volvieron con los programas de “Reencontros”.

Derrochaban felicidad, bienestar y confianza para con los demás mientras sus corazones morían de pena.  Por eso inventaron la palabra “morriña”.

Dejar descendencia  en los países de acogida y  mantener sus raíces es “Galleguidad”.

Haber conquistado el reconocimiento del idioma y enseñar a sus hijos, nietos y bisnietos la lengua materna es  “Galleguidad”.

Mantener, a pesar de carencias y dificultades, la cultura y el folclore gallegos al otro lado del Atlántico es  “Galleguidad”.  

Para los que de una forma mantienen con altruismo y valentía las asociaciones de beneficencia, artísticas o culturales emito hoy este  inigualable y querido “aturuxo”…

¡ Ey, carballeira !

Felipe Cid

(2) Comentarios

  1. La historia de la emigración gallega a América aún está por escribir. Hay parte de ella escrita pero faltan los motivos por los que se fueron nuestros mejores hombres y mujeres -son varios- y sobre todo la verdad sobre las penurias que tuvieron que pasar en los principios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *