OUTEIRO DE REI

NATURALEZA VIVA

 

               Me contaba mi buen amigo Pardo, gallego-venezolano nacido en Pardal, una de las 27 parroquias de Outeiro de Rei, que allá por los años cincuenta del pasado siglo, los niños nacían en su pueblo con una maleta…

              —- Cuando yo me embarqué en Vigo rumbo a La Guayra, junto con  unos noventa vecinos de mi pueblo, solo quedaron allí los menores de 18 y los mayores de 50. Al dejar atrás Cíes lloramos tanto que hicimos subir la marea…

               La emigración fue la causa del abandono de pueblos enteros y aún hoy se nota la huella de un pasado de hambre en los edificios caídos de algunas de nuestras viejas y queridas aldeas.

               Pero hay una nueva cultura rural que contribuye a recuperar el paraíso perdido y no solo recobra aldeas enteras para el turismo, sino que las habita. A ellas están llegando gentes de buena fama y buen vivir.

               Porque el nuestro es un país con grandes potencialidades en todos sus sectores productivos. Echa una mirada a este municipio, Outeiro de Rei y obtendrás una buena dosis de confianza, que es lo que más precisamos todos en estos momentos difíciles.

               Yo creo que Galicia no puede desaprovechar en tiempos de crisis la riqueza de su sector agropecuario, porque es extraordinaria y no tiene competencia en ninguna otra comunidad autónoma española.

 

               Me he acercado esta vez a Outeiro de Rei porque así me lo pidió Rodolfo Pérez Alba, uno de mis muchos amigos de esa ciudad tan especial para mí, Buenos Aires. De acá eran sus abuelos y se lamenta de no conocer lugares que se imagina muy hermosos, a juzgar por lo que de ellos le contaban y por la añoranza que de ellos sentían.

               Como ves, Rodolfo, tus abuelos no fueron los únicos en marcharse,  en aquel tiempo. Todo este municipio dependió en gran parte de la emigración ante las escasas posibilidades que aquí había, tras la guerra civil.

               Pero todo cambia y hoy en día Outeiro de Rei es un municipio ganadero, apoyado en la industria láctea, con una fuerte implantación del sector servicios ya que su capital está al pie de las dos arterias principales de comunicación entre A Coruña y Lugo, la Autovía del Noroeste y la Nacional VI. Su proximidad a Lugo, a solo 11 kilómetros,  le convirtió en zona residencial y cobró cierto auge en los años noventa con motivo del retorno de algunos de aquellos emigrantes.

                En Bonxe está ubicado el centro penitenciario provincial, pero además cuenta con un club de campo y otro de tiro. Por este hecho es quizá la más conocida de sus 27 parroquias.

                Apenas tres kilómetros separan Candai, de donde me dices eran tus abuelos,  de Francos. Ambos son centros parroquiales. Para que te des una idea de la dispersión de sus cinco mil habitantes te contaré que son 127 las aldeas de Outeiro de Rei.

 

       

                 En el todo el ayuntamiento dólmenes y castros nos hablan de su pasado histórico, pero las páginas más brillantes las encontramos en la Edad Media, cuando por aquí ejercía su influencia el Condado de Lemos, a cuyo señorío pertenecía:

                 En esa época se levantaron fortalezas en Outeiro de Rei, Taboi y Sobrada     

  

                 Esta es la iglesia donde se casaron tus abuelos. La de Candai es de menor importancia arquitectónica. Pero ambos pueblos son preciosos.

                Una curiosidad: funciona un parque zoológico, Marcelle Natureza, de carácter privado, pero en el que los niños se lo pasan pipa. Al menos mis nietos, Paula y Guille, no dejaron de hablarme de él cuando sus padres les llevaron hasta Outeiro de Rei en plan autocaravaneros.

                Y otra: la Feria más importante aquí es ahora la Feria de Artesanía, que tiene carácter autonómico y en la que puedes encontrar cosas muy interesantes.

                Aunque el mejor paisaje de Outeiro de Rei está en sus ríos, el Miño y el Narla; y en el lugar conocido como Penas de Rodas,  en el que hay dos inmensas bolas graníticas, a 600 metros de altitud. Desde allí se domina un extenso paisaje. Es un punto muy visitado por los excursionistas, de gran belleza y valor ecológico.

                El Miño, en algunos tramos se desdobla formando islas fluviales que incluso tienen nombre: Insuas de Trabanca, San Roque, Seivane e Insua del Pazo

               El Narla tiene un coto truchero. La pesca es otro de los grandes atractivos de Outeiro de Rei.Existe aquí una gran afición y un bello refugio de pescadores en Seivane

                Toda esta zona es Reserva de la Biosfera, es decir, un área con valores naturales a conservar pero habitado y explotado por la sociedad; de tal manera que ha de buscar un equilibrio entre el desarrollo económico y la conservación natural, para alcanzar un desarrollo sostenible.  O sea,  un modelo de desarrollo alternativo a la depredación de los  recursos naturales que se notaba hasta no hace mucho.

                Quizá, amigo Ramón, mereciese la pena que hicieses un viaje a Outeiro de Rei, esta primavera, para que descubrieras estos lugares de la Naturaleza más viva, en donde están tus orígenes; y en los que seguramente habitará una ninfa hamadríade, que debieras conocer porque…  es como una meiga buena que te protegerá siempre de los males ocultos.

Un Comentario

  1. Pingback: TIERRA [La geografía vibrante]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *