RAMOS JUEGA AL LÍMITE PERO NO ES VIOLENTO

Cierta prensa ataca diciendo que Sergio Ramos tiene el más amplio historial violento del fútbol  profesional. Tras la lesión de Mohamed Salah en la final de la Champions, de la que los cronistas ingleses culpan al central del Real Madrid, a Ramos le consideran un “futbolista peligroso”.

En Egipto le apodan “El Carnicero” y más de medio millón de personas han firmado una petición en Change.org  exigiendo una fuerte sanción para el jugador sevillano porque consideran que lesionó intencionadamente al rival.

La fotografía de la acción no miente y deja bien claro que cuando Ramos cae encima de Salah le está sujetando el brazo. Lo que nadie puede ver en la imagen es la intencionalidad de la que hablan los detractores del central de la Selección Española.

Los rotativos ingleses, una vez que se apagaron las luces del Olímpico de Kiev, empezaron a construir la versión violenta de Sergio Ramos y para ello fueron a sus estadísticas de sanciones.

El capitán del Real Madrid detenta el récord: es el más amonestado de la Liga con 177 tarjetas amarillas y el que más veces fue expulsado, 19. En la Champions no se queda atrás: lo expulsaron tres veces y le mostraron 38 amarillas. También lidera esta clasificación en la Selección Española con 21 amonestaciones. No hay un solo central de los míticos que se aproxime a este historial.

¿Son los datos fruto de la casualidad? No lo creo. Simplemente dejan entrever que Ramos juega al límite…

Pero eso no quiere decir que tenga la intención de lesionar a sus rivales como se afirma desde algunos medios ingleses y no hay derecho a la campaña que se está montando contra el futbolista en las redes sociales en donde lo más bonito que le dicen es “violento”.

Otra cosa bien distinta es que el árbitro de la final de Kiev haya dejado sin sancionar una acción que conmovió a todos a los que nos gusta el fútbol por su desenlace. A mí me hubiera encantado disfrutar del jugador que más desean para su equipo todos los entrenadores de Europa.

Ojalá Salah llegue a tiempo para el Mundial en el que participa la selección de Egipto por segunda vez en su historia, pero por su lesión no se puede llamar violento a Ramos.     

Un Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *