galiciaunica Un recorrido semanal por la comunidad autónoma de Galicia, España.

AVENTURA EN COLOR

El paisaje mágico de la Tierra Única es una constante invitación a la aventura. Y nos será siempre posible encontrar el lugar adecuado para practicar todo tipo de esos deportes mal llamados de riesgo, que son propios de quienes se divierten quemando adrenalina. Pongámosle color a cada disciplina:

El senderismo es la práctica habitual de paisajistas. Caminar para descubrir desde la cumbre la inmensidad verde y los cuadros más impresionantes que pinta el medio rural. También podríamos llegar a lo alto en bicicleta de montaña, para descender más deprisa entre los ocres de los árboles, provocando el baile de las hojas caídas.

¿O preferimos la blancura del agua de un río cuando busca el vértigo en el descenso?  Podríamos seguir su rumbo en canoa de raffting o descendiendo en cordada por las cascadas y barrancos de agua… Los ríos abundan en la Galicia Única. Los grandes, los medianos y los más pequeños, los regatos.  Y crean –porque son espejos- todo un paisaje arco iris.

 Pasear por sus orillas, a pié o a caballo, es disfrutar del más intenso verde y de los amarillos invernales de las hojas que se caen de los amieiros. Aunque más tranquilo será pescar en el río de plata, que así baja cuando la lluvia de invierno es intensa.

Al río no hay que llegar si hacemos puenting desde el viaducto. Pero es preferible volar en ala delta o en parapente para verlo todo en cien colores. O en globo, que también es posible. Y mira tú por donde, la imaginación también vuela desde lo alto de la pared que hemos escalado junto a la inmensidad azul del océano.

Finalmente, descubre el sentido más poético de la montaña blanca, bailando con ella, si te deslizas con suavidad sobre su lomo, esquiando.

Y cuando veas que ya estás agotado, descansa sentado en la lareira de la vieja casa, junto al fuego, que, como todo esto,  es de mil colores…