galiciaunica Un recorrido semanal por la comunidad autónoma de Galicia, España.

FUGA DE CEREBROS

Lo de la fuga de cerebros no viene de ahora. Siempre tuvimos los gallegos que buscar fuera del país la financiación que nos era negada aquí. La historia se escribe como los partidos de fútbol en la tele, con repeticiones.

Estando en Londres, en cierta ocasión, conocí a un joven de Oimbra. Ganaba más en el Hotel Britania como jefe de mantenimiento que en cualquiera empresa española, ya no digo gallega, como ingeniero que era. Me expuso una idea que había presentado en todas las entidades e instituciones de por aquí, de las que te parecen buenas…  pero que luego siempre caen en saco roto.

En la Iberia de los emprendedores nunca valen las ideas. El Poder, ya sea el económico o el político, las ha aplastado. Son, ambos los dos, como apisonadoras.

Por eso se van los jóvenes de Galicia y de España. Y también nos iríamos los viejos si fuésemos jóvenes, como hicimos cuando el franquismo fomentaba la exportación de cerebros, que así “entrarían divisas” y los banqueros se harían poderosos en la Europa desunida.

Esto vuelve a ser así.

ARANTZA VILAS

LA GALLEGA DE “JUEGO DE TRONOS”

Arantza Vilas, gallega como yo, harta de situaciones similares a las que te contaba, se fue a vivir a Londres y se especializó en diseño textil en la Central Saint Martins. Ahora le llaman “la gallega de Juego de Tronos” porque tiñe, envejece y da volumen a las telas de la serie televisiva de moda. Antes trabajó en otras series (Los MosqueterosBBC 2014) y en alguna película (El Fantasma de la ÓperaJoel Schumacher 2004).

Claro que cuando te vas de aquí, de esta Galicia mágica y onírica, te llevas en la mochila una buena parte de esa alquimia que te proporciona un entorno natural policromático en el que el verde se impone, sí, pero te permite la mezcla artística, tal como aparece en los otoños amarillos de la media ladera o en las primaveras de los blancos campos de margaritas silvestres.  

Para mí Arantza Vilas es una artista cuyos diseños textiles van más allá de la vulgaridad y apuntan alto en el difícil mundo de la creatividad. Esta última conquista suya, “Juego de Tronos”, no es más que el principio del éxito de la huida de este país de Nunca Jamás, en el que te protege la Tierra. Y los magos como Merlín; y las meigas, los druidas, las hadas… Pero si amenazas al Poder de un Ser Superior… terminarán quemándote en la hoguera las hidras de las multinacionales que amasan fortunas con el oro de la avaricia.

En Londres Arantza Vilas nunca tendrá ese problema, generado por las envidias del poder fáctico que se esconde aquí más allá del Muro. Ella va a lo suyo bajo la marca “Pinaki Studio”, donde además de los procesos de envejecimiento y estampación se especializó en imprimir volumen tridimensional a la tela, mediante el plisado.

—– Son técnicas japonesas muy antiguas que he ido aprendiendo y otras que incorporé sobre la marcha.

Arantza combina estos encargos, los de la tele y el cine, con proyectos artísticos de carácter más personal y es una de las grandes triunfadoras de esta temporada en el mundo del diseño.  De hecho, está preparando la siguiente de “Juego de Tronos” en el equipo que dirige Michele Clapton.

Pero esta joven gallega divide su tiempo profesional entre encargos y trabajos artísticos y el diseño industrial y la artesanía. De los primeros destaca “Hybrids”, un trabajo de investigación sobre los exoesqueletos de insectos y mariscos -que también combina con fragmentos de tela plisados-.  Formó parte de una exposición colectiva en La Habana.

En cuanto a sus creaciones industriales Arantza Vilas realizó con una empresa suiza una serie de lámparas de pergamino plisado, unos curiosos moldes de chocolate o una línea de cojines.

Pero en su humildad está el regreso…

—– ¿Es posible?

—– Ya lo intenté. Quise volver a España para fundar un estudio que mezclara mi faceta empresarial y artística, pero tras una infructuosa búsqueda de financiación volví a Inglaterra.

Arantza, “la gallega de Juego de Tronos” reconoce que, por desgracia, un proyecto de este tipo tiene pocas probabilidades de ser viable en España…  

Por cierto, aquel joven ingeniero jefe de mantenimiento del Hotel Britania es hoy en día uno de los jóvenes ejecutivos de Apple, firma que sí aceptó algunas de sus ideas aplicables a móviles.

Yo siempre le agradecí que me enseñara a manejar aquellas llaves de plástico que se metían por una rejilla y se encendía una lucecita que ponía en marcha todos los cachivaches de la habitación… Se llama Moncho y mi amigo Malcon me dijo que aún andaba por Londres.