ME HUBIERA GUSTADO SER UN NIÑO DE ANCARES *

Te propongo que vengas conmigo, otra vez, a la gran montaña por la que discurren los cauces de los ríos, aún pequeños, pero capaces de crear los escasos valles que dividen los dientes de la sierra. Es que hoy tengo el propósito de mostrarte un paisaje diferente y al mismo tiempo hablarte de los misterios que se esconden en pequeños lugares desconocidos para el viajero común. Él no tuvo la fortuna de escuchar historias y leyendas, al pie del fuego de la lareira, en una casa de esas con techo de pizarra que cuelgan en las laderas por las que trepan cien bosques diferentes. Verás. Estaba yo asomado a la ventana aquel inv  Leer más ...

Esta semana:

LA SALUD DE MIGUEL BOSÉ

Por Diego Carcedo Muchos medios de comunicación especulan estos días sobre la salud de Miguel Bosé. Ninguno aporta datos que justifiquen tanta inquietud. Apenas unas fotografías en las que aparece desmejorado… —- Tiene…

Leer Más

LOS TRASTERRADOS

*A Pedro Penelas y Tomas Abad, mis abuelos. Por Carlos Penelas No preguntaron nada. Vinieron en los barcos del hambre y la tristeza, traían calderos, baúles, rezos. Viajaron desde el bosque sobre el…

Leer Más

EL PRIMER AMOR

Entonces,  te miraba como un felino desde el pupitre de al lado en aquel instituto del Posío, aún sin bautizar. Aquella tarde habíamos decidido saltarnos la gimnasia para caminar hacia el Monte Alegre.…

Leer Más

  Radio única

  TV única