galiciaunica Un recorrido semanal por la comunidad autónoma de Galicia, España.

EL TREN DE LA MUERTE

Luto

El tren de la tragedia quedó roto, como nuestras ilusiones.

Desde mi Tierra Prometida y en este verano vacacional, de mas calores que lluvia, he visto como esta mañana caían lágrimas del cielo para llorar el inconmensurable dolor causado por la gran tragedia.

       Galicia debía celebrar su gran día, el de la Patria, el del Apóstol… pero desde hoy cuelga el luto oficial por las víctimas del tren bala, que no es ave que vuela, sino “alvia”: el convoy de las carencias en los dispositivos de seguridad, que hasta con eso juega en nuestra tierra verde, esa gente que solo sabe ahorrar dinero.  

       El “tren de las prisas” se salió de la vía porque carece del automatismo reductor de la excesiva velocidad en una curva peligrosa… no corregida para evitar más expropiaciones, es decir, para ahorrar más euros.

      Me conmueve el corazón a punto de estallar de las familias de decenas de muertos, el dolor de ese casi un centenar de heridos y las secuelas que para mi país va a dejar este evitable accidente.

      Con permiso del Apóstol tenía que decirlo en este su gran día, en el que Santiago, por no tener, ni tuvo Ofrenda…

       Yo le pediría a mi Patrón –si es que tuviera poder- que se lleve de aquí ese tren “alvia” y nos ponga el ave que sabe volar seguro. Y también que guiara por el Espacio a nuestros amigos y a esa gente que se nos fue de forma tan estúpida…

        Porque a un señor constructor, de acuerdo con un señor ministro se le ocurrió prescindir del automatismo de velocidad, en esa curva peligrosa que ya cantó en su día Pucho Boedo.

        Descansen en paz los muertos y exijamos responsabilidades a los “vivos”.

DESCARRILA CERCA DE SANTIAGO UN TREN ALVIA QUE CUBRÍA LA RUTA MADRID-FERROL

Federación Asociaciones Gallegas en Argentina

NO HAY VERSOS…

NO HAY VERSOS

 No hay versos
que apacigüen,
el dolor
de un sendero,
sin retorno,
sin salida.
No hay consuelo
no hay salida
para esas vidas,
que se pierden,
que no retornan,
que no vuelven.
No hay calma,
para ese tren,
que marcó de luto,
que trajo lágrimas,
que dejó tragedia,
que cobró sus vidas.

 

Mónica APARICIO ALCAZAR – BOLIVIA

 

LOS HÉROES ANÓNIMOS

HOMENAJE AL PUEBLO DE ANGROIS

homenaje al pueblo de angrois

                       

     Definitivamente la grandeza del ser humano está en la capacidad de ser solidario y ayudar en momentos difíciles.

        Los habitantes de ANGROIS han dado ejemplo a todo el mundo en esta gran tragedia ferroviaria. En estos momentos sabemos que muchos de sus vecinos se encuentran afectados por tan tremenda vivencia; son aquellos que en un primer momento no dudaron en ayudar a todo el que lo necesitaba…

       También debemos rendir homenaje a los miles de donantes de sangre que acudieron con toda celeridad a los centros de transfusión y a los hospitales, colapsados por su solidaridad…

       Hoy en Compostela hay miles de  héroes anónimos a los que muestro mi más profundo respeto y mi agradecimiento por su gesta.

CARLOS CUDEIRO – OURENSE.

 

EL MAQUINISTA

Fernando Ramos con su padre maquinista.

      Es demasiado sencillo hacer recaer toda la culpa en el maquinista
      En la vieja RENFE y en la moderna empresa las responsabilidades siempre apuntan a los subalternos e inferiores.


Hace algunos años, cuando un ingeniero concluía la carrera, solía decirse que, aunque fuera tonto, si contaba con una buena recomendación, tenía asegurada su vida en la RENFE. Lo decían los propios ingenieros. Nunca he creído que esto fuera del todo cierto, pero de todos modos, la leyenda urbana existía.


Mi padre, que fue toda la vida ferroviario, me contaba algunas anécdotas expresivas de los escasos conocimientos ferroviarios de alguno de aquellos ingenieros –no de todos-, que a veces daban lugar a expresivas anécdotas.


En una ocasión, siendo todavía maquinista, uno de estos ingenieros llamó la atención a mi padre porque entrando con el expreso de Madrid en la Estación de la Coruña permitiera que su ayudante condujera la locomotora. Mi padre, que era rápido de reflejos como el rayo, le replicó que su ayudante estaba capacitado para conducir el tren, pero en todo caso…  

     —- ¿Cómo se va a perfeccionar si no practica conmigo a su lado”.

      Y, con la habilidad de un gallego inteligente añadió:

     —- Además, hoy es su último día como ayudante, porque a partir de mañana recibe su licencia como maquinista.


Nunca he entendido por qué, como ocurre en los aviones, en estos y todos los demás trenes modernos de Renfe han suprimido al ayudante o segundo maquinista, y estoy seguro que siendo dos hubiera existido un elemento de contraste del criterio del ayudante o compañero para que, si ha sido así, el conductor del trágico suceso de Santiago no se hubiera excedido en la velocidad.

     RENFE retiró de las vías las brigadas de Vías y Obras que conservaban cada tramo de manera regular y lo sustituyó por otras fórmulas, asegurando que su resultado –y economía- eran mejores.


A mí me parece demasiado fácil señalar ya como culpable o único culpable de lo ocurrido al desdichado maquinista de Santiago. En el histórico de los accidentes de RENFE las culpas siempre han recaído sobre un factor de circulación, un guardagujas, un guardafreno, un agente subalterno…..Rara vez pasan de ahí.

     Parece que sigue igual aunque ahora se llame de otro modo.
Hubo un tiempo en que la red ferroviaria de Galicia padeció un elevado número de accidentes graves, (inicio de los años 70, asunto del que escribí mucho siendo periodista), hasta el extremo de que la Cámara de Comercio y las autoridades municipales de Vigo protestaron ante RENFE y el Estado.

      Galicia, perteneciente entonces a la 7º Zona, con sede el León, sufrió durante decenios una red anticuada, riesgos permanentes de baches ciegos y caída de taludes (los encajonamientos por donde pasa el tren, donde eran frecuentes desprendimientos de trincheras), además de un material anticuado y escaso. Esos tiempos creo sinceramente que pasaron, aunque no del todo, pese a lo que digan los políticos.
Y hay preguntas que hacerse:

      ¿Quién diseño el trazado de la vía donde se produjo el siniestro?

      ¿Por qué si existía el riesgo de que algo así pasara, no se dotó al tendido de los adecuados elementos que contrarrestaran un error humano o una contingencia que debiera estar prevista?


El pobre maquinista llevará toda su vida sobre su conciencia la responsabilidad por las víctimas de esta tragedia, además de la responsabilidad penal que, en su caso, pudiera corresponderle.


       Pero señalarlo como él único responsable es sencillamente una cobarde canallada.
       En las foto, en la máquina de mi padre en la estación de Lugo. Salgo por la ventana con un amigo.

       FERNANDO RAMOS – VIGO

 

       Para colmo de males, añadimos desde Galicia Única, el jueves, horas después del terrible accidente, le han creado un perfil falso y malintencionado al maquinista imputado, al que no eximimos de su responsabilidad si la hubiere; pero seguro que no es la única, como demuestran los datos de la construcción de la vía y de los elementos de seguridad de que dispone el tren Alvia en Galicia.

ANA MARIA VALIÑO

Ana María Valiño – O Barco de Valdeorras.

 

 .